SOÑEIRO fisioterapia

Fisioterapia respiratoria

La fisioterapia respiratoria es una especialidad de la fisioterapia dedicada a la prevención, tratamiento y estabilización de las disfunciones o alteraciones respiratorias, cuyo objetivo general es mejorar la ventilación regional pulmonar, el intercambio de gases, la función de los músculos respiratorios, la disnea, la tolerancia al ejercicio y la calidad de vida relacionada con la salud. Está constituida por una serie de técnicas y procedimientos de intervención terapéutica de desobstrucción de las vías aéreas, de reeducación respiratoria y de readaptación al esfuerzo.

La fisioterapia respiratoria es un método terapéutico de reducido costo y de demostrada eficacia para el tratamiento de las enfermedades que afectan de forma crónica al sistema respiratorio (EPOC, asma, fibrosis quística, enfermedades neuromusculares), procesos agudos (neumonía, absceso pulmonar) o intervenciones quirúrgicas de gran complejidad (trasplantes pulmonares, cardíacos y hepáticos así como otras intervenciones cardíacas o de tórax).

En SOÑEIRO Fisioterapia, y sobre el diagnóstico médico, realizamos un tratamiento específico de terapéutica física para cada paciente, con los objetivos de:

  • Desobstrucción bronquial mediante sencillas técnicas manuales para la eliminación de los excesos de secreciones (bien por ondas de choque, gravedad o por variaciones del flujo aéreo) en las enfermedades respiratorias y neuromusculares.
  • Plan de kinesioterapia respiratoria, para la prevención y corrección de alteraciones óseas y musculares y la obstrucción bronquial, favorecer la expansión del tejido pulmonar colapsado, favorecer el modelo de respiración normal. Para todo ello aplicamos diversas técnicas manuales o instrumentales sencillas.
  • Reeducación al esfuerzo. Una vez que el paciente interioriza los parámetros ventilatorios normales, y tiene despejada su vía aérea de secreciones nocivas, en SOÑEIRO fisioterapia se le instruye y adiestra en un protocolo de ejercicios terapéuticos específicos para volver a reeducarlo al esfuerzo, esto es, para que pueda realizar las actividades de su vida diaria y otras demandas externas cursando con la menor fatiga y esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *